Alcanzando mi equilibrio

La actividad consiste en la incorporación de ejercicios de acondicionamiento físico y de danza aérea para contribuir al proceso de sensibilización del cuerpo, aunque la clase comenzó como un espacio de esparcimiento donde ejercitarnos, se transformó en un espacio y tiempo donde las niñas están reencontrándose con su cuerpo.

Las diversas formas de abuso por las que han atravesado las niñas de la Casa hogar, tiene una gran secuela en la expresión corporal, se muestra a través del aislamiento del grupo, la burla hacia su propio cuerpo o el de otros, la vergüenza, los juegos con exceso de fuerza o la dificultad para expresar emociones entre otros elementos del lenguaje corporal.

El programa ha logrado ser un punto de encuentro entre las niñas que se han apropiado de la clase utilizando el ejercicio y el esfuerzo físico como un vehículo para estar en contacto con su interior, aumentar su capacidad de concentración y abrir un espacio para percibirse a ellas mismas y sus emociones, así como una mayor capacidad para transmitirlas, percibir un estado de quietud a través de la respiración y lograr un punto de concentración al ejercitarse.

El objetivo de la clase es promover que los diferentes movimientos rítmicos nazcan desde los sentimientos y emociones particulares para que sean libres y auténticos, de esta forma el movimiento corporal será liberador para cada niña y en general para toda la clase que participa.

Te invitamos a fortalecer nuestra clase con tu donativo en especie o económico para la adquisición de colchonetas apropiadas, telas y ropa deportiva para entrenamiento.